River y Boca definen la Copa Libertadores

La denominada final del siglo marcará la historia de ambos equipos, que son los más grandes de Argentina y su rivalidad trascendió sus fronteras.

River Plate y Boca Juniors lucharán hoy por el título de la Copa Libertadores de 2018 en el Monumental, en un inédito superclásico que le asegurará al campeón un lugar privilegiado en la historia del fútbol. Los dos equipos más populares de Argentina, que en el partido de ida jugado en la Bombonera empataron 2-2, se enfrentan por primera vez en la final del torneo de clubes más importante del continente, que además, tendrá desde el año que viene una final a partido único en un estadio neutral. La incertidumbre en torno a las alineaciones es total. El entrenador de River Plate, Marcelo Gallardo, no podrá contar con uno de sus delanteros titulares, el colombiano Rafael Borré, por acumulación de amarillas. Ignacio Scocco, quien lo suele reemplazar, tampoco está disponible, en su caso por lesión. Por eso, Gallardo analiza alinear un equipo con cinco centrocampistas o cinco defensores y un solo delantero: Lucas Pratto. El que sí regresará al equipo tras recuperarse de su lesión es el capitán y centrocampista Leonardo Ponzio, quien se perdió el partido de ida disputado en la Bombonera el sábado 10 de este mes.

Boca Juniors, por su parte, no contará con el delantero Cristian Pavón, que en la ida tuvo que ser reemplazado por lesión a los 26 minutos, y está prácticamente descartado. Sin embargo, el entrenador Guillermo Barros Schelotto lo incluyó en la nómina de citados. El centrocampista colombiano Edwin Cardona y los delanteros Carlos Tevez, Mauro Zárate y Darío Benedetto luchan por su lugar en la alineación titular. Además, el portero Esteban Andrada se recuperó de su lesión y es probable que regrese al once inicial, relegando a Agustín Rossi al banco y al boliviano Carlos Lampe a ver el lance desde las tribunas. El Xeneize llegó a esta instancia al dejar en el camino al Libertad paraguayo (2-0 y 2-4) y a los brasileños Cruzeiro (2-0 y 1-1) y Palmeiras (2-0 y 2-2) en la fase eliminatoria.

River Plate, por su parte, superó a los argentinos Racing Club (0-0 y 3-0) e Independiente (0-0 y 3-1) y al brasileño Gremio (0-1 y 1-2). A pesar del pedido de los organismos de seguridad, que solicitaron adelantar el encuentro una hora, el partido que consagrará al campeón de América y otorga la última plaza al Mundial de Clubes, comenzará a las 16:00 hora de Bolivia. Este encuentro, al igual que el de ida, se jugará únicamente con público local. Este compromiso generó la atención de todo el planeta, por la rivalidad que tienen los protagonistas.

Fuente: El Diario