Jach’a Mallku dedica tinku a los que ‘copian’ lo boliviano

El tinku No me andes copiando es el primer sencillo de los dos nuevos discos, que incluyen 45 canciones, que el reconocido grupo Jach’a Mallku tiene listos para lanzarlos después del Carnaval. Ambos trabajos traen además un bonus track para los fanáticos.

“Así te digo a ti/ hermano querido/no me andes copiando/ que esto es boliviano…”, canta Franz Chuquimia, vocalista y director de Jach’a Mallku, al comenzar la entrevista con La Razón para presentar los dos nuevos discos de la afamada agrupación. La pieza está dedicada a los países vecinos donde “copian los ritmos nacionales, sin mencionar que han nacido en Bolivia”.

No me andes copiando es solo una de las 15 canciones del primer trabajo discográfico, que también trae lo más tradicional del Gran Cóndor (traducción del aymara Jach’a Mallku) y que comprende kaluyos, kullawadas, cuecas, salay, huayños, caporales y bailecitos.

El segundo tiene 30 morenadas en las que se canta al amor. Hay también cortes dedicados al Tata Santiago y a fiestas del país.

Por si eso fuera poco, las dos producciones que serán lanzadas, probablemente a fines de marzo, por Discolandia, llegarán con una sorpresa. “Los discos vienen con un bonus track de canciones inolvidables como Tanto te amé, Para tu mirar, Yotaleña y otras en formato unplugged”.

Los trabajos serán especiales, por ser los últimos del grupo en este formato. “Estamos grabando después de siete años. Son 27 discos que hicimos hasta la fecha y serán los dos últimos, porque después apelaremos a otras estrategias”, anuncia el director y se refiere a la piratería que les afecta. Uno de los objetivos del grupo en 2019 es grabar videos y lanzarlos a través de las redes sociales.

Chuquimia adelantó que este año tocarán para la Morenada Eloy Salmón en el Gran Poder de La Paz y que acompañarán a la Morenada Central en el Carnaval de Oruro.

  • Morenada ‘Qué belleza’, lo nuevo de Jach’a Mallku

Una parte de sus nuevas canciones se podrá escuchar mañana en la reinauguración del local Jamuy, en La Paz, donde antes funcionaba el Ojo de Agua, entre las calles Illampu y Sagárnaga.

FUENTE: La Razón / Jorge Quispe