Falta reglamentación de ley para declararla Patrimonio Cultural

Fusión de poesía, melodía y baile es la trilogía característica de la cueca boliviana que perdura por años y que refuerza la identidad del país. Cada primer domingo de octubre se recuerda el Día de la Cueca Boliviana. Este año se espera la reglamentación de la Ley Nacional 764, que declara a la cueca como Patrimonio Cultural.

Este año se celebra la tercera versión del Día de la Cueca Boliviana, por lo que se espera la aprobación del reglamento de dicha ley. Este texto fue presentado en mayo de la presente gestión al Ministerio de Culturas y Turismo.

La normativa involucra a las autoridades, instituciones y centros educativos, en los que se introducirá la enseñanza del baile y se incentiva su música para reforzar la identidad del país.

De acuerdo con el músico y compositor Willy Claure, el Día de la Cueca Boliviana se declaró en Junio del 2015, cuando se pidió al Gobierno que la cueca sea declarada como Patrimonio de Cultural del país. En la solicitud se tuvo el apoyo de artistas y se abrió un libro de firmas para conseguir el apoyo de la población, hasta conseguir la promulgación de dicha normativa.

Con ello, Claure inauguró la Fundación Cultural “Cueca Boliviana”, conformada por artistas, poetas, profesores, e incluso la Asambleísta Estela Ribera. La institución realiza actividades en beneficio de la cueca boliviana, el objetivo es que en cada departamento del país se la consideré como patrimonio nacional.

Con actividades como simposios y talleres se buscan definir la forma exacta de la cueca, impartir su enseñanza y aplicar todo lo que concerniente a su ritmo, que forma parte de la cultura del país.

Con el pasar del tiempo la cueca va adecuándose a las diferentes regiones del país y del mundo, una de ellas es la aparición de la cueca negra, proveniente de los Yungas; la cueca alteña, cueca chaqueña, cueca de Camargo y todas nuevas propuestas que vayan surgiendo.

“La cueca es de todos aquellos que la cobijen y la amen”, manifestó Claure, y aseguró que la diversidad de la cueca va surgiendo en forma acorde con la diversidad de las culturas.

La cueca tiene un eje central que tiene que ver con el cortejo amoroso y el uso de pañuelos que se los agita en lo alto. Así mismo, tiene una primera, segunda estrofa, una quimba (cúspide del ritual amoroso dónde se manifieste la conquista) y culmina con un zapateo (celebración).

Claure explicó que las tres dimensiones de la cueca tienen que ver con la coreografía, música y poesía que se la entrelazan con una sublime melodía.

Para el compositor, guitarrista y músico boliviano, la cueca más representativa del país es “Viva mi Patria Bolivia”, por considerarse el segundo himno boliviano.

CUECOTECA

La Cuecoteca se abrió con el objetivo de enseñar de forma gratuita a bailar la cueca, en la Casa del Artista, del Ministerio de Culturas y Turismo, de cara al Día Nacional de la Cueca, que se celebra cada primer domingo de octubre.

Cuatro profesores, desde las 12.30 hasta las 14.30, enseñan a bailar esta danza patrimonial boliviana, y se formará un grupo, con las personas que de manera voluntaria lo decidan, para presentarse en la plaza Murillo en el Día Nacional de la Cueca, que este año recaerá el próximo domingo 7 de octubre.

El 30 de noviembre de 2015, mediante Ley 764, se declaró a la Cueca boliviana como Patrimonio Cultural e Inmaterial del Estado Plurinacional de Bolivia, en reconocimiento a su expresión musical poética, coreográfica, danza con pasos especiales, por su carácter folklorico y salvaguardar los valores culturales, tradicionales y populares, que son los que le otorgan identidad nacional.

Fuente: El Diario